Retencion de factura para autónomos: Puntos clave a conocer

Infórmate sobre la retencion en las facturas para profesionales autónomos, incluidos los tipos, requisitos y consejos para cumplir con las autoridades fiscales.

Retencion en factura para profesionales autónomos: Puntos clave que debes conocer

Como profesional autónomo, tienes que declarar tus ingresos a Hacienda y pagar el impuesto sobre la renta. Sin embargo, no todos los autónomos están obligados a retener el IRPF en sus facturas. This requirement only applies to those classified as professionals, specifically those engaged in activities listed in the second and third sections of the Economic Activities Tax (IAE).

Requisitos de retención:

  • Norma General: Los profesionales deben retener el 15% de cada factura en concepto de IRPF.
  • Nuevas Altas: Si eres nuevo en el RETA, el tipo de retención se reduce al 7% durante los tres primeros años.
  • Actividades específicas:
    • ganaderas de engorde de porcino y avicultura 1%.
    • los que se dedican a las actividades agrícolas y el resto de actividades ganaderas o forestales: 2%.

Recuerda que estas retenciones sólo se aplican cuando se factura a una empresa o a otro autónomo, no cuando se factura a particulares.

Garantizar el cumplimiento:

Al final de cada año, solicita certificados de retenciones a tus clientes para comprobar que las cantidades pagadas y declaradas por ellos coinciden con lo que tú has declarado. Esto ayuda a evitar discrepancias entre tus facturas emitidas y lo que tus clientes declaran en sus declaraciones de la renta.

Abordar las discrepancias:

Si hay una discrepancia entre las facturas que has emitido y lo que tus clientes han declarado, puede deberse a que tu cliente no haya declarado todas las facturas o no las haya pagado Esto puede motivar una inspección de Hacienda. En estos casos:

  • Hacienda te avisará para que compruebes que se han cobrado y declarado todas las facturas.
  • Si has cobrado y declarado correctamente las facturas, el foco de atención pasará a tu cliente, que deberá liquidar cualquier discrepancia junto con los recargos y sanciones aplicables.

Consejos finales:

Cuando empieces a trabajar con un nuevo cliente, infórmale siempre de que tus facturas incluyen una retención y aconséjale que informe a su asesor contable.

Añade una nota al correo electrónico para recordárselo al cliente cada vez que envíes una factura.

Comprueba y concilia regularmente con tus clientes para asegurarte de que los importes de los certificados de retención coinciden con lo que tienes que declarar. Este enfoque proactivo puede ayudar a evitar problemas con las autoridades fiscales y garantizar un cumplimiento sin problemas.

Si te mantienes informado y diligente, podrás navegar por las complejidades de la retención de facturas y mantener un registro financiero claro y conforme.

Si no obtienes esta información de tu Asesoria, tal vez haya llegado el momento de cambiar de Asesoria y reservar una consulta hoy mismo.

Síguenos en Facebook o Instagram para más consejos de contabilidad

Compartir

Facebook
Pinterest
LinkedIn

Más entradas

También le puede interesar